‘CHOLO’ SIMEONE: sacrificio y orden para lograr el éxito

Getty

Getty

Orden, orden y más orden, así es Diego Pablo Simeone, un tipo de barrio de la Argentina. El bueno del ‘Cholo’ es un tipo de carácter fuerte, de esos entrenadores que impone, aunque ya era así en su etapa como futbolista, de esos que no se amilanan ante las adversidades. Su etapa en el Atlético de Madrid es espectacular, bajo su lema “partido a partido” ha llevado a un equipo muy tocado y al borde del abismo a dos finales de Champions, ganar un campeonato de liga y también levantar la Copa del Rey en la casa del eterno rival, el Real Madrid.

Su fútbol siempre ha estado ligado a la crítica por su contundencia e intensidad, algo que ha caracterizado en todo momento al ‘Atleti’ de Simeone. Su llegada al banquillo del Vicente Calderón se produjo en el 2011, aquella temporada consiguió la Europa League y finalizó la temporada como quinto clasificado -había cogido al equipo décimo primero en una situación pésima-. La sonrisa volvía a las orillas del Manzanares, el técnico había conseguido motivar a su plantilla e inculcarles las bases de esfuerzo y dedicación para saborear las victorias.

En su próxima campaña dirigiendo al club colchonero consiguió, 14 años después, que el Atlético de Madrid venciera al Real Madrid, para colmo en la final de Copa del Rey en el Santiago Bernabéu. Impensable, el gran Atlético había vuelto de la mano de un líder, Simeone. Además aquel año también se llevaron a sus vitrinas la Supercopa de Europa-.  Ya lo decía Luis Aragonés, aquello de ganar, quizá en esto tenga una gran similitud al Cholo, dos tipos ganadores por naturaleza. “Siempre fui un ganador. Es mi esencia. Puedes cambiar el nombre, cualquier cosa, pero la esencia nunca. Siempre fui igual: ansioso, con inquietudes, entusiasmo, me motivo rápido, y nada me voltea. Esa es una de mis virtudes”, reconocía el argentino.

Nadie golpea más fuerte que la vida, y los colchoneros saborearon la crueldad con la que te da en ocasiones. Lisboa, un cabezazo, ¡un sólo cabezazo! Esto privó a aquel equipo, que levantaba La Liga tiempo atrás en el Camp Nou, a levantar la Champions en Portugal. Un año bonito, a la par que duro, un campeona liguero intachable, campeón de campeones en España, aunque perdedor de perdedores en Europa. Diego tenía una misión, levantar a un vestuario muy ‘jodido’, pero lo volvería a hacer. Perdiendo, ganando, peleas como el mejor, que dice su himno. Pero qué injusto, qué duro, qué triste, los madrileños volvían a caer en la final ante el eterno rival, esta vez en Milán, en una fatídica tanda de penaltis. Simeone había vuelto a caer, pero el tiempo dirá en realidad todo lo que este pibe de la Argentina ha dado a este club de trabajadores, de gente que muere por su camiseta y de una afición que reconoce el esfuerzo de los suyos.

El arte de defender

Cuando el fútbol de toque se ponía de moda, ese fútbol bonito y vistoso que Pep Guardiola había hecho en el mejor Barcelona de la historia, cuando todo era tiki-taka, entra en escena Simeone. El técnico argentino ha vuelto al juego de antes, al más físico y táctico. En los partidos la mayoría de los minutos se pasan sin balón, a no ser que seas Real Madrid o Barcelona, por lo que es muy importante cerrar los espacios y saber ubicarse en el campo, algo en lo que ha incidido mucho el técnico en sus cinco años en el Atlético.

Formar al individuo para crear el bloque, quizá esta pueda ser la clave del Cholo. Si el conjunto no se disuelve cuando no tiene el balón, si pelea con raza cada disputa, es porque cada hombre del colectivo tiene clara su función y la desempeña con mucha garra y efectividad. Cada jugador sabe cuál es su misión y cómo debe realizarla sobre el césped: impedir que el rival se dé la vuelta con el balón, cerrar todas las líneas de pase… “No marquéis a un jugador, cubrid el espacio entre dos jugadores”, afirmaba Pep Guardiola a su equipo, pues este es el estilo defensivo que Simeone aplica en los suyos.

Motivar para ganar

Creer, bajo esta palabra se encuentra otra llave más que nos acercaría a la respuesta de: ¿Por qué triunfó Simeone en el Atlético de Madrid? El Cholo cogió a un grupo de hombres y los convirtió en luchadores, gente que creía en sí misma y que sabía que podía cambiar la historia. Tras 14 años, tomaron el Santiago Bernabéu y levantaron la Copa del Rey, porque sabían que podían hacerlo, porque estaban motivados y decididos. El Cholo transmitió la motivación necesaria para afrontar los grandes retos, para soñar con imposibles y hacerlos realidad, para llegar a finales en la Liga de Campeones, aunque en estas no les sonriera la suerte.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *