PEPE: el temperamento del Real Madrid

pepe-renovacion

Se ha entregado, lo ha dado absolutamente todo y su rendimiento ha sido envidiable. Hace diez temporadas, Pepe aterrizaba en la capital de España para cerrar su traspaso al Real Madrid, club al que llegaba procedente del Oporto por un total de treinta millones de euros. A día de hoy, multitud de rumores alejan su futuro de España, cosa que explica la redacción de este artículo repasando su trayectoria en el conjunto madrileño. Su excesiva dureza en algunas facetas del juego ha sido su mayor lastre en su paso por La Liga, aunque ha ido moldeando su carácter con el paso de los años. Pepe ha jugado 379 partidos con la elástica blanca en los que ha marcado 15 goles.

En sus inicios, el portugués formaba pareja de centrales junto a Cannavaro, el mítico futbolista italiano que a pesar de ser defensa levantó un Balón de Oro, pues ese. Siempre fue un fijo, o al menos un jugador importante en el equipo desde su llegada. Posteriormente, con el movimiento de Sergio Ramos de la posición de lateral a la de central, Pepe pasa a formar pareja junto al andaluz. Se entendían a la perfección. Prácticamente a la par de su llegada a Madrid también se produce la de Guardiola al primer equipo del FC Barcelona, al que convertiría en el mejor equipo del mundo que dejaría las vitrinas del club merengue del mismo color que el de su camiseta, en blanco. Además, Pepe se vio envuelto en diversas polémicas a causa de su complicado carácter.

La madurez

La llegada de José Mourinho, más conocido como ‘Mou’, hizo del central un líder dentro y fuera del campo. La confianza del técnico en su compatriota era total. Incluso se atrevió a probar con Pepe en el centro del campo parar cortar las ofensivas del Barça en las semifinales de Champions, en las que el central fue expulsado tras ver la segunda amarilla en una dudosa acción con Dani Alves, esto ya lo dejamos según la percepción del lector.

Pepe superó los 30 partidos en esta temporada y se convirtió en un referente del Real Madrid, dejando atrás los tiempos en los que perdía los nervios, es decir, alcanzando su madurez en el equipo. El zaguero había conseguido cambiar esa dureza dentro del terreno de juego por eficacia en sus entradas arriesgadas, convirtiéndose en uno de los mejores defensas del mundo.

Tras un Barcelona imparable, llegó el frenazo al equipo catalán. Con Pepe como central titular, el Real Madrid conquistó el campeonato liguero del año 2012, el del récord. La Champions aún no llegaba, habría que esperar. Fue clave en la última en Milán y también contribuyó con la escuadra madridista en la de Lisboa. En esta última temporada su rendimiento fue ascendiente.

Un caso extraño

Si repasamos la historia del Real Madrid, y de sus defensas centrales, nos daremos cuenta de que el de Pepe es un caso extraño. ¿Por qué? Porque es extranjero, y encima no es por un tema de racismo. Los zagueros que se han asentado bastante tiempo en el club blanco se han caracterizado por ser españoles en su mayoría, a excepción de algunos, como es el caso de Pepe, que ha sido titular durante seis años al máximo nivel. La defensa madridista ha sido ocupada en el tiempo por jugadores del estilo Goyo Benito, Hierro, Iván Helguera, Sanchís o Sergio Ramos, jugadores de nacionalidad española.

De dulce con Portugal

El año 2016 ha dejado bastantes títulos para Pepe a nivel colectivo, entre ellos uno muy especial, la Eurocopa de Francia con su selección. El portugués, a sus 33 años de edad, fue indiscutible en el once de su país y clave para conseguir alzarse con el torneo. Ante la lesión de Cristiano Ronaldo en la final, Pepe asumió los galones y lideró a Portugal hacia la victoria ante Francia, anfitriona del europeo, en una agónica prórroga en la que Portugal salió triunfante con un solitario gol de Eder. El defensa, junto a sus 22 compañeros, ya era historia viva del fútbol luso.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *